viernes, 22 de abril de 2011

Biopsia intestinal

La biopsia intestinal sigue siendo el "patrón de oro" (gold standard) para el diagnóstico de la EC. El daño intestinal de la EC es característico y, unido a la mejoría clínica y serológica con la dieta sin gluten permiten llegar al diagnóstico de la celiaquía. No hay tampoco que olvidar que el estudio del HLA de clase II sirve de orientación (sobre los marcadores serológicos y algo del HLA ya habrá otra entrada en el blog).

El grado del daño intestinal puede ser diverso y así tenemos la clasificación de Marsh:
  • Marsh 0: Mucosa normal; preinfiltrativa.
  • Marsh 1: Enteritis linfocítica, por un incremento en la población de linfocitos intraepiteliales (>25%).
  • Marsh 2: A lo anterior se le suma una hiperplasia de las criptas.
  • Marsh 3: Además se añade la atrofia vellositaria que puede ser:
    • 3a: parcial;
    • 3b: subtotal;
    • 3c: total.
  • Marsh 4: Hipoplasia.
No existe una correlación entre la sintomatología y el grado de daño evidenciado en la biopsia intestinal, de modo que tanto puede haber sintomatología en un Marsh 1 como en un Marsh 3. Respecto al Marsh 3, es la lesión que se tiene por "típica" o "clásica" de la EC.

La lesión intestinal de la EC si bien es característica no es exclusiva de esta entidad, así podemos hallar atrofia vellositaria en: giardiasis, enteropatía autoinmune, esprue colágeno, Enfermedad de Whipple, Enfermedad de Crohn, otras intolerancias alimentarias distintas a la del gluten, etc.

Clásicamente la ESPGHAN (Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica) establecía que para llegar al diagnóstico de la celiaquía era necesario realizar 3 biopsias: así la primera biopsia se debía realizar en el contexto de una dieta con gluten; después una segunda biopsia se llevaría a cabo tras un periodo de dieta sin gluten (al menos 2 años) y ya sin síntomas, demostrando por tanto la recuperación histológica; y finalmente una tercera biopsia habiendo reintroducido el gluten en la dieta (no antes de los 6 años de edad, para evitar daños en el esmalte de la dentición definitiva), que confirmara la recaída.

Estos criterios diagnósticos, de realizar 3 biopsias, son conocidos como los criterios de Interlaken y fueron recogidos en 1969. Posteriomente, en 1990, con el conocimiento de nuevos marcadores serológicos estos criterios se revisaron, permitiendo el diagnóstico de la EC con una sola biopsia, que demostrara el daño intestinal y previa a la dieta de exclusión, si después había mejoría clínica y serológica. Más recientemente, en Boston en el año 2000 se realizó una nueva revisión que ratificó estos últimos criterios. Si bien en la práctica, depende del facultativo y de cada caso el cuántas biopsias finalmente se realicen y si llevar a cabo o no la "provocación con gluten" (gluten challenge) para verificar que se vuelve a producir el daño.

Existe aún controversia en todo este asunto del número de biopsias puesto que además hay evidencia de que, en algunos casos, si bien se produce la negativización de la serología y la recuperación clínica, persiste la lesión histológica, lo cual podría llevar a complicaciones relacionadas con la EC.

Está claro que aún queda por investigar en la celiaquía.


Algo de bibliografía:
Diagnóstico precoz de la enfermedad celíaca. Madrid: MSC; 2008.
Vivas Alegre S, Santolaria Piedrafita S. Enfermedad celíaca. pp 265-78. Tratamiento de las enfermedades gastroenterológicas. AEG. 2011.

2 comentarios:

  1. Gracias guapa. Ansiosa estoy por ver las novedades de tu blog! :)
    Un beso

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...